Reconocimiento a Juan López Penis

Pequeño homenaje a Juan López Penis por parte de un grupo de vecinos y amigos.

El pasado martes 5 de enero en la Casa de la Cultura de Valdebótoa, tras la entrega de regalos a los niños por parte de SS.MM. los Reyes Magos y la entrega de premios del Concurso de Belenes Caseros organizado por la A.J. Ciconia, un grupo de vecinos y amigos de Juan López Penis aprovechamos la oportunidad de, en público, hacerle un pequeño homenaje.

Quienes decidimos hacerle este pequeño reconocimiento de forma personal, hemos querido reconocer el merito que para nosotros representa el hecho de que Juan lleve tantos años colaborando para que las actividades que se celebran en Valdebótoa se lleven a efecto (algunos hemos crecido viéndole subido a una escalera colocando luces en la Feria o repartiendo sardinas en los Carnavales, entre otras muchas cosas); estando más o menos de acuerdo con lo proyectado, incluso refunfuñando a veces por algunos aspectos de las distintas actividades, pero en muy pocas ocasiones “se ha perdido una”. Por supuesto que no es el único y, con total seguridad, no el que más haya hecho por nuestro pueblo, pero, para nosotros es claro merecedor de este reconocimiento (con ello, además de reconocer a Juan su labor, creemos que estamos reconociendo una actitud, que puede estar en cualquiera de nosotros, de entrega y pasión por nuestro pueblo, y de la que él ha hecho demostración durante muchos años).

Por todo ello, también queremos aclarar que se trata estrictamente de un reconocimiento a titulo personal de unas cuantas personas amigos y compañeros de Juan en estas lides, es decir, “que el dinero con el que se ha comprado la placa que se le entregó ha salido del bolsillo de todos y cada uno de nosotros” y por tanto, no se trata de ningún homenaje ni nada por el estilo a nivel municipal o de asociaciones o colectivo organizado alguno. Eso si, nos hemos permitido la licencia de hacerle ese pequeño reconocimiento aprovechando un acto público (del mismo modo se lo podiamos haber hecho alrededor de una mesa en cualquiera de los bares de nuestro pueblo tomando unas cañas y picando algo), con el objeto, quizá, de provocar una mayor emoción y, por qué no, ya que los actos por los que consideramos a Juan merecedor de este homenaje han sido en beneficio de todos, pues que ante todos reciba este reconocimiento.

Gracias, Juan y sabes que seguimos contando contigo.