Vecinos de Valdebótoa se quejan de los olores de los nichos prefabricados

Medio: Diario HOY de Extremadura.
Fecha: 23.02.2010.

Entre veinte y treinta personas protestan en el cementerio contra la nueva obra que acaba de comenzar.

EnviarLos vecinos dicen que pedirán permiso a la Delegación del Gobierno para manifestarseNichos de obra que se sellan con cemento como toda la vida o nichos prefabricados que se sellan con silicona, ésa es la cuestión en varias pedanías que últimamente están ampliando sus camposantos.

La discusión estalló ayer en Valdebótoa, donde la manera de enterrar a los muertos ha soliviantado a decenas de sus vecinos, que ayer se concentraron frente al cementerio de esta pedanía para protestar contra la obra recién comenzada de un módulo más que contendrá 36 nichos prefabricados. Según dicen, «provocan un olor insoportable y atraen moscas en verano», explicó Juan López, vicepresidente de la asociación de vecinos de esta localidad de 1.400 habitantes.

Al parecer, en Gévora y Villafranco las últimas series de nichos que se han construido sí son de factura tradicional y que en Valdebótoa se apueste por lo nuevo -y más barato- ha indignado a algunos, aunque en Sagrajas, Novelda o Badajoz ya se colocan los nuevos nichos como los que no quieren en Valdebótoa.

En este último camposanto ya existe un módulo de hormigón con nichos prefabricados donde quedan 14 plazas libres, de ahí la necesidad de ampliación. Pedro Cortés, uno de los manifestantes, asegura que «al lado del cementerio no hay quien pase en verano, el hedor es horrible y encima ahora nos van a hacer 36 más».

La obra de la polémica comenzó el jueves pasado en el espacio central del Cementerio Municipal Inmaculado Corazón de María, situado aproximadamente un kilómetro antes de llegar a Valdebótoa desde Badajoz.

Algunos asiduos a este camposanto vieron el movimiento de tierras, se enteraron de que estaba previsto otro bloque de hormigón con las celdas prefabricadas, se alarmaron y contactaron con el alcalde pedáneo Manuel Matito. Éste se reunió con ellos el sábado para escuchar su preocupación. Matito les explicó que la nueva instalación cumple con la normativa «porque si no fuera así, no se haría. Yo el criterio de los vecinos lo respeto, pero en cuestiones estéticas no entro porque entonces la discusión sería interminable. El caso es que con este tipo de nichos se necesita menos trabajo y el coste es menor, pero nadie se ha interesado por conocer estas características».

Pese a todo, una pancarta contra estos nichos prefabricados visible desde la carretera Ex-110 fue colocada en la puerta del cementerio, supuestamente el domingo. Pero esta mañana apareció tirada a pocos metros, donde estaba prevista una concentración que se disolvió en cuanto llegó la Guardia Civil pasadas las ocho de la mañana. Los agentes explicaron a los convocantes que tenían que pedir permiso a la Delegación del Gobierno, un trámite que van a realizar, explicó el portavoz de la asociación vecinal Juan López, quien también reconoció que tanto la actitud de la Guardia Civil como la de los vecinos fue pacífica en todo momento.

«Es absurdo poner la nariz»

Visiblemente indignado, Manuel Matito subrayaba ayer que , las personas que se han manifestado «apenas son veinte o treinta, las mismas que siempre están en contra de todo. Y es muy triste que quien los convoca esté en su trabajo tranquilamente. Si los nichos huelen es porque se está descomponiendo algún cuerpo y esto también pasa con los nichos de obra cuando llega el verano. Lo que es absurdo es poner allí la nariz para ver si huelen o no».

Mientras tanto, los trabajos de preparación del terreno para los futuros nichos, que incluyen una urbanización perimetral, siguieron su curso con normalidad. La obra durará un mes aproximadamente y aunque tenía un presupuesto de 41.580 euros se ha podido adjudicar en 34.095. Uno de los obreros, Pedro José Morales, explicaba que «con nosotros no se ha metido nadie y nos respetan porque entienden que sólo estamos haciendo un trabajo que nos han encargado».