La lluvia no apaga el espíritu carnavalero de los valdebotenses

A pesar del mal tiempo, el Desfile Infantil y los diferentes concursos se desarrollaron con normalidad y con una buena respuesta por parte de los vecinos.

Dice el refrán que “mañanita de lluvia, tarde de paseo”. En este tópico basaban ayer los valdebotenses sus esperanzas de poder celebrar el Sábado de Carnaval en la calle. Sin embargo, el agua acompañó toda esta segunda jornada del Carnaval 2011, a pesar de lo cual el programa previsto se desarrolló con relativa normalidad:

Desfile infantil

El Desfile Infantil, previsto inicialmente para las 17.00 horas en la Plaza de Valdebótoa, se celebró finalmente en la Casa de la Cultura. Princesas, caballeros, policías, bomberos, indias, costureras, presos, superhéroes, elefantes, vikingos, toreros y un largo etcétera de curiosos personajes subieron al escenario para recoger sus regalos, ante la atenta mirada de sus padres y familiares.

Concurso de comparsas

Tras el Desfile Infantil, los miembros de las diferentes comparsas corren a prepararse. Convocados a las 20.30 horas en la puerta del Ayuntamiento, comenzaron el Desfile once minutos más tarde aprovechando una tregua del cielo.

Encabezando la marcha, la Comparsa “Party & Colours” vistió un disfraz de Fantasía realizado con diferentes telas y con material reciclado de latas y botellas de plástico, todo ello pintado de vivos colores. Las portadoras del estandarte de apertura iban disfrazadas con los trajes de 2009 y 2010, como muestra de la historia de la Comparsa. A la cola, los tambores y pitos ponían el ritmo para la realización de las coreografías.

Los componentes de la Comparsa “La Minipandi” se decidieron por un original disfraz de Costurera, también de elaboración propia, fundamentalmente a base de fieltro y tela. Destacan una máquina de coser como artefacto y una enorme aguja de coser enhebrada con cintas de colores.

Diferente y única fue la Comparsa “Los del 2.000”, vestidos con trajes del futuro y con un gran artefacto que ponía el ambiente musical a su paso por las calles. El disfraz, elaborado fundamentalmente con brillante tela plateada, estaba adornado con bombillas encendidas de diferentes colores.

Algunos vecinos acompañaron a las comparsas durante todo el recorrido alrededor del pueblo, y muchos otros decidieron disfrutar el Desfile desde las puertas de sus casas. Cerca de la llegada a la Plaza, donde se realizaron las actuaciones individuales de cada comparsa (música y coreografía), se unió a la marcha una de las murgas: “Las desorientás”.

Concurso de disfraz individual y concurso de murgas

Finalizado el Concurso de Comparsas, los organizadores y los miembros de Jurado se dirigieron a la Casa de la Cultura con el objetivo de que a las 22.30 horas estuviese todo listo para el Concurso de Disfraz Individual y para el Concurso de Murgas. A la hora prevista se abrieron las puertas y decenas de espectadores, que llevaban haciendo cola cerca de una hora, llenaron la Casa Cultural en menos de 5 minutos de reloj.

Una costurera y un guiri presentaron el acto con un breve discurso de felicitación por la participación activa en el Carnaval valdebotense. Los descansos y cambios de escenario fueron amenizados por personajes tal ilustres como Lady Mariam, Woopi Goldberg, Richard, Catalina de Marichalar y Antonio Banderas en el papel del Cid Campeador. El reportero Freddy se hizo cargo de la transmisión televisiva en directo a nivel nacional.

El Concurso de Disfraz Individual comenzó con una divertida actuación de “Carlos Baute y Marta Sánchez”. A continuación, “Delicadas Flores de Loto” cerraban el Concurso, al que únicamente se presentaron dos parejas.

Dos también fueron las murgas que se presentaron al concurso más divertido y picante del Carnaval. La primera de ellas (con un nombre que resumimos en “Mae mía, mae mía”, pues es tan largo que escribirlo nos ocuparía un párrafo entero) representó una boda gitana, destacando los papeles de la novia, el novio y el figurante en su rol de abuelo gitano. Por su parte, “Las desorientás” vestían un traje de cubana e iban acompañadas de sus respectivos cubanitos. La actuación de cada murga duró 25 minutos.

Como cada año, no faltaron las alusiones al alcalde de la localidad, así como a diferentes sucesos y personas de especial importancia a lo largo de los últimos doce meses. Temas comunes a ambas murgas fueron la nueva ley antitabaco, los recientes uniformes del colegio o los nuevos negocios abiertos en Valdebótoa, entre muchos otros.

Por su parte, el público supo escuchar a las murgas con respetuoso silencio, y supo valorar su calidad literaria, musical y teatral con risas y calurosos aplausos. La valoración del Jurado aún no se conoce y se revelará el Martes de Carnaval tras la celebración del Entierro de la Sardina.

Felicidades

Sea cual sea el veredicto del Jurado, todas y cada una de las comparsas, los carnavaleros individuales y las murgas merecen una sincera enhorabuena por su participación activa y de calidad en este Carnaval 2011. Felicidades también a todos los vecinos y vecinas que han tenido ganas de disfrutar de este Sábado, “con una careta o un disfraz, saliendo a las calles de nuestro pueblo con el único objetivo de pasarlo bien”.

No debemos olvidar en nuestra felicitación a los organizadores y colaboradores que de manera voluntaria han puesto todos los medios para que el Carnaval salga adelante. Esta fiesta ha sido posible gracias a las reuniones celebradas hace unas semanas, así como al trabajo en directo “entre bastidores”, constante a lo largo de toda la jornada carnavalera.

Próximamente… Tercera jornada

Pero esta noticia no debe sonar a despedida. Mañana nos espera la tercera jornada carnavalera: el Entierro de la Sardina 2011. Una vez más, el éxito de este día dependerá del esfuerzo y de las ganas de disfrutar por parte de todos y cada uno de los vecinos de Valdebótoa. Por eso terminamos esta noticia de la misma forma que comenzamos anunciando nuestro Carnaval hace una semana:

¡¡Vive el Carnaval 2011 en Valdebótoa!! ¡¡Sal a la calle y disfruta de tu Carnaval!!

1 comentario

  1. El espiritu carnavalero de nuestro pueblo siempre ha estado ahí y estará. La fuerza de nuestro carnaval es de los vecinos y no de las instituciones, y por eso perdura y no se resigna a desaparecer (aunque haya quien se empeñe en lo contrario).

    ¡Este es mi pueblo, que igual que sabe trabajar, sabe divertirse!

    (Enhorabuena a las murgas, comparsas y demás vecinos que se han disfrazado y han sabido dar vida a nuestro carnaval, y animo a todos para los proximos años).

Comentarios cerrados.