Memorias del tiempo viejo

Presentación

Cuando el señor Otero solicitó mi colaboración en El Periódico de Valdebótoa, la verdad es que no dudé en decir sí. Soy muy sentimental y mi relación aunque ustedes lógicamente no lo sepan con Bótoa es desde mi niñez. Mi abuela era la presidenta de las Lavanderas y con 7 años iba yo andando a la Romería. Cuando me cansaba me montaban en el carro, luego vinieron los camiones de mi tío y finalmente el coche. Mi madre era una ferviente devota de Nuestra Señora de Bótoa y así puedo dar a conocer que la Virgen tiene en sus manos dos rosarios, pues bien, el rosario de coral y oro que lleva, es un regalo de ella.

Posteriormente, cuando se construyeron los pueblos de Colonización, yo trabajaba como administrativo en la empresa Aurelio Gridilla, que construyó varios, entre ellos Valdebótoa. Todos los sábados iba a pagar a los albañiles, por supuesto muy bien acompañado, ya que era muy joven. Ahora más recientemente, junto con Juana María Calderón Mateos, escribí el libro “Crónicas de un pueblo: Valdebótoa”.

Por todo ello, he decidido colaborar en este periódico con una sección que se llamará “Memorias del tiempo viejo” y cuyo contenido serán las noticias publicadas en el diario HOY a lo largo del mes de Septiembre, solo en este mes.

¿Por qué solo el mes de Septiembre? Por ser el mes que ustedes consideran como fecha fundacional del pueblo, el 22 de Septiembre de 1958. Sin embargo basándome en la lista oficial del I.N.C. (hoy día S.O.R.E.X.), yo voy a comenzar en Septiembre de 1957 que es el mes y año de asignación de las primeras parcelas. Entre este mes y el siguiente asignaron un total de 71, es decir, 71 familias. La mayoría estuvo cierto tiempo residiendo en Gévora y aledaños hasta la fecha que ustedes marcan de fundación.

Las noticias serán internacionales, nacionales y locales, y siempre llevarán al principio un número que significará la fecha de su aparición en la prensa.

Cada mes, sobre el día 20 del mismo aparecerá un año. En este mes aparecerá 1957, en Octubre 1958, y así sucesivamente.

Un mes firmaré yo la colaboración y el siguiente Juana María Calderón Mateos, la primera persona que nació en esa población.

Espero que esta colaboración sea del agrado de los lectores, al saber que sucedía en el mundo y en España cuando ellos llegaron a este pueblo siendo unos niños.

Vicente García Estop

4 comentarios

  1. Fantástica idea, siempre me gusto leer artículos que empiezan con el “Tal día como hoy hace cincuenta años…”. Por otra parte quisiera felicitar a Claudio por la encomiable labor que está realizando estando siempre al pie del cañon.

  2. Mi mas sincera enhorabuena a la labor desempeñada por Claudio Otero que como dice Juan Pablo Samino, está siempre al pie del cañón. Con respecto al artículo de Dº. Vicente García Estop señalar que le conozco personalmente y me parece un acierto su colaboración en esta sección que será muy enriquecedora y nos servirá a los jóvenes y no tan jóvenes para conocer mejor la historia de nuestro pueblo y para entender mejor su inicio y desarrollo posterior. Gracias por tanta colaboración Claudio y espero que nuestros vecinos sepan valorar esta iniciativa y aprovechen para participar activamente en este foro.

  3. Muchas gracias a todos los que colaboráis en esta Web. Creo que todas las iniciativas son estupendas y nos ayudan a los que como yo, crecimos y vivimos en Valdebótoa sigamos vinculados e informados de lo que acontece, aunque estemos lejos.

    Tengo la suerte de poder dar una vuelta de vez en cuando y aunque los jóvenes no me conozcan, si sus padres, a los que recuerdo con cariño. También a Juana Mari (eramos vecinas) y creo que ha hecho una gran labor.

    Mi enhorabuena a todos. Saludos.

    Isabel.

  4. Quiero dar mí en hora buena por esta publicación de la historia del pueblo.

    Yo soy hijo de la segunda familia que llego a Valdebotoa aproximadamente en el año 1.955/6, entonces yo tenía cuatro años, la primera familia fue la de Rosario.

    Cuando nosotros llegamos hay no avía nada hecho, vivíamos en un chozo en el cordel.

    Por mi nombre no me conocerán pero sí que posiblemente los más antiguos del lugar una de ellas Pilar hija de Rosario recuerden a la Señora Antonia la que ponía las inyecciones en el pueblo porque a un no a vía practicante, más detalle, tenía el hijo mayor Víctor que era invalido de la pierna derecha.

    Desde el año 1.963 que salimos del pueblo vivo en Barcelona, la última vez que fui al pueblo lleve a mi madre que ya tiene 94 años y le hicimos una visita a Pilar Rosario.
    Un saludo para todos, y un fuerte abrazo para todos los que se acuerden de mi familia.

Comentarios cerrados.